Livvera Bequignol 2022

$25.000

Escala Humana es el proyecto personal de Germán Masera (Noemia, Sophenia, Passionate Wine), buscador incansable de viñedos olvidados y variedades desconocidas.

Este Bequignol, uva francesa muy poco conocida, de parrales viejos en El Zampal es un vino fresco y liviano. Fermentado en hormigón con racimo entero, tiene un perfil a frutos rojos, sutiles, amable, con un lado salvaje.

Hay stock

Pagá en cuotas con Mercado Pago

Descuento por cantidad. Podés combinar diferentes vinos.

CantidadDescuentoPrecio
6 - 115%$23.750
12 +10%$22.500
SKU: ESCALAHUMANA-LIVVERA-BEQUIGNOL-2022 Categorías: , , Etiqueta:
 

Descripción

El Zampal, Tupungato, Mendoza
1.000msnm

Bodega Escala Humana
Germán Masera

Composición varietal
Bequignol 100%

Composición del suelo
Arcilloso, profundo

Graduación alcohólica
13º

Crianza
12 meses en barricas de roble francés de 2º uso


Escala Humana es el proyecto personal de Germán Masera (Noemia, Sophenia, Passionate Wine), buscador incansable de viñedos olvidados y variedades desconocidas, como Malvasía y Bequignol por ejemplo, que busca trabajar los vinos con la mínima intervención posible.

Este Bequignol, uva francesa muy poco conocida, de parrales viejos en El Zampal es un vino fresco y liviano. Fermentado en hormigón con racimo entero, tiene un perfil a frutos rojos, sutiles, amable, con un lado salvaje.

“Esto es 100% Béquignol, una variedad originaria del suroeste de Francia, de un lugar que se llama Gironde, y curiosamente en Francia hay sólo plantado una hectárea y media, y en Argentina hay plantadas 850. La mayoría está en San Juan pero en Valle de Uco es la única viña que hay, después creo que hay algo por la zona oeste. Este viñedo lo vi y me enamoré porque es una viña que habla primero, de las viñas viejas del valle en parral, pero en la época de crisis de los productores en donde debió aumentar la producción para subsistir, le pusieron un espaldero abajo, y ese es de Cabernet Franc, y no madura nunca porque tiene todo el Béquignol que le da sombra todo el día. Pero la uva era hermosa, una piel finita y un escobajo también como muy finito y hacía tiempo que quería hacer vino de una Garnacha o venía de España súper afilado de probar variedades como Caiño, Espadeiro, algunas Mencías, entonces quería hacer un vino, pero no digamos con la simpleza de una Criolla, y encontré esa uva y dije bueno, acá está el milagro, pero no sé si estaba pero es como masomenos me imaginaba como iba a ser este vino, y así fue.”

“Cosechamos, fue 100% racimo entero, no maceración carbónica porque pisamos con los pies, en un huevo de cemento y hubo un juego de muchas cosas, distintos momentos de cosechas, que primero lo prensaba para una cosa, después para otra, hasta que finalmente dio. Tenía mucho que ver como conceptualmente dentro del estilo de Livverá, que busca rescatar variedades olvidadas del Valle de Uco o darle la revancha a variedades que por alguna razón perdieron lugar, y terminó siendo Livverá. Pasa cinco meses en barrica en el invierno, buscando estabilizarse, liberan el gas carbónico pero son vinos que quieren mostrar lugar, una ideología muy minimalista y como fue la añada, entonces no son para crianzas más largas o una incidencia de la crianza, sino más de cómo fue la añada.”

“Es un vino romántico, el color, la fruta. Yo siento más especias, pimienta, jengibre, especias frescas, y un poquito herbáceo también. Lo que me sorprendió de este vino es su profundidad, porque al ser un vino clarito de no mucha estructura, sin embargo es un vino que te queda, que permanece y te deja recuerdos.”

“sto es un parral un poco más joven que la Malvasía pero tan bien viejo. Ese lugar el Zampal es algo increíble, es una zona que hoy hay plantado mucho Semillón y mucho Pinot Noir porque se usan más que nada para base de espumantes, es un lugar que si vos no das en la tecla en el momento de cosecha pierde la acidez, porque son suelos arenosos y calientes y se cae la acidez en relación a la montaña digamos, pero es donde hay viñas más viejas y cosas más interesantes. Queda como del centro de Tupungato hacía el este, hacía la ruta 40. No es un lugar en efervescencia como es Gualtallary o Altamira, pero pienso que hay muchas cosas más para descubrir, variedades distintas o que no propagaron o viñas viejas o sistemas de conducción distintos, y la gente también, es un pueblo hermoso de inmigrantes que conservan todavía sus cosas. El Zampal es para hacer un documental.” – Germán Masera

“De acuerdo al censo del INV (Instituto Nacional de Viticultura) hay más de 800 hectáreas de bequignol plantadas en Argentina. No sé ustedes, pero para mí es toda una sorpresa este vino. Una variedad de la que nunca había escuchado (hay algo en el sur de Francia) y que en este caso es de Zampal, en Tupungato.” – Patricio Tapia

“Hay una uva muy oscura llamada Bequignol, a partir de la cual se produjo el Livverá Bequignol 2018 rojo muy claro. El vino tiene notas de pequeñas bayas ácidas que recuerdan a un Pinot Noir o una Garnacha con muchas especias, y con el tiempo en la copa, desarrolló una nota de ceniza. Es ligero y refrescante, con alcohol moderado y una textura suave. Limpio y fácil de beber. Madura en barricas francesas usadas durante unos seis meses.” – Luis Gutierrez, The Wine Advocate

Información adicional

Peso 1,5 kg
Producto

Vinos

Tipo

Tamaño

0.75l

Varietal

Cosecha

Indicación Geográfica

El Zampal

Zona

Tupungato

Provincia

Mendoza

Región

Cuyo

País

Argentina

Bodega

Suelo

Madera

Método

,

Caja

Cotidiano